Test Drive

Bmw R Nine T Racer: Clásica con corazón moderno

Bmw R Nine T Racer: Clásica con corazón moderno

Heritage es la manera en que BMW Motorrad ha nombrado a la línea de motos clásicas modernas, completando su line up el año pasado con los últimos lanzamientos que son la R-Nine T Pure y Racer, estas dos motocicletas fueron lanzadas en Chile en abril del 2017, para completar la gama.

Precio

  • Bmw R Nine T Racer: CLP$12.990.000

Diseño

El diseño de esta moto nos hace retroceder hasta los años 70’, permitiendo traer estas motos al presente con tecnología actual, pero manteniendo el look que genera tantas sensaciones sobre todo en las personas que vieron este tipo de motocicletas en sus épocas.

Con la mirada nos lleva a años atrás, bmw se preocupó de cada detalle en este modelo, el carenado con la luz frontal de gran tamaño, con los manillares bajos, permite una postura deportiva de esos años, transformando al piloto en parte de la moto.

En fotos parece una pieza de colección, pero en persona es aún mejor, donde pares, estaciones o te muevas se roba las miradas, tanto de los fanáticos de las motos como de los que no son tan apasionados, es que el diseño es sencillamente algo hermoso.

El modelo que usamos como podemos ver en las fotos es blanca con los colores de la línea deportiva de BMW, se complementa de manera perfecta creando una línea que cruza toda la moto.

Los indicadores son los clásicos, dos relojes que nos muestran la velocidad y las rpm, con una pequeña pantalla que nos entrega la información faltante, como el odómetro, la marcha engranada, hora, fecha, entre otros.

Además podemos apreciar que es una moto muy larga, tiene una distancia entre ejes muy amplia, las estriberas están ubicadas de forma elevada y retrasada, para adoptar una posición que prácticamente nos deja tumbados sobre la moto.

El detalle que termina por cerrar y dar una tremenda robustez a la moto es su motor Boxer de dos cilindros que se nota a simple vista, entregando un look más musculoso y deportivo.

Nuevas sensaciones

La R Nine-T Racer pesa 220 kilos con todos los fluidos, lista para rodar con depósito lleno. Para mover todo este peso es que cuenta con un motor bóxer de 2 cilindros refrigerado por aire/aceite, 1.170 cc, que genera 110 CV a 7.750 rpm y un torque máximo de 116 Nm a las 6.000 rpm.

Comenzando la prueba, lo primero en notar es la postura, no es una postura normal de las motos deportivas actuales, tiene este toque de las antiguas, tenemos el manillar alejado de nosotros, estriberas altas y retrasadas, lo que produce que nuestra postura sea recostado sobre el tanque de combustible.

No es una posición cómoda para usar esta moto todos los días, pero sí de vez en cuando una buena ruta a bordo de la R nine T Racer te dejara con una sonrisa al llegar.

Al encender la moto, se siente el clásico sonido del motor bóxer, un escape que emite un sonido más ronco que otras bmw, nos hace pensar que no es necesario realizar modificaciones para tener un sonido agradable, un par de aceleradas en parado también el balanceo hacia la derecha, que nos indica que esta bestia quiere ir a devorar el pavimento.

En velocidad esta posición deportiva, nos ayuda enormemente a protegernos del viento, logrando una aerodinámica y una postura que nos hace pensar que estamos en una carrera, disfrutando cada curva de autopistas o carreteras.

Cuando comento que no es una moto para un uso diario es porque el movimiento en un taco, en calles cortas, es muy cansador, lograr la postura deportiva de semáforo a semáforo nos pasa la cuenta después de un rato, pero si destacar que el comportamiento del motor nos permite tener un manejo suave, con potencia desde abajo con un embrague muy cómodo.

Donde disfrutamos más fue en las autopistas a velocidades más altas, una ruta hacia Chicureo, me basto para poder notar que es en esta parte donde se desenvuelve de mejor manera, ese es su lugar, toma las curvas de manera muy precisa, acompañado de un excelente tacto de acelerador y embrague, teniendo el control muy fácil, la entrada y salida de curvas cerradas nos permite notar el trabajo en conjunto de la aceleración con la suspensión generando las mejores sensaciones.

La suspensión nos permite un manejo tranquilo, no nos transmite nerviosismo, aunque si a veces se siente un poco dura en baches o lomos de toro muy pronunciados, claro tomando en cuenta que es una moto deportiva, no está pensada para ir por imperfecciones.

Los frenos están a cargo de un doble disco delantero de 320 mm, con pinzas de cuatro pistones, en su parte trasera un mono disco de 265 mm con pinza flotante de doble pistón. Frenos que están a la altura de esta moto, frenaje muy preciso en todas las situaciones.

En cuanto al consumo, tenemos una autonomía que bordea los 200 – 250 km. Depende mucho del piloto y en entorno.

Test Drive

Fanático de las motos y los autos desde que tengo memoria, pero las dos ruedas son las que mueven mi vida día a día. Siempre en busca de nuevas rutas y aventuras para seguir sumando kilómetros.

Más en Test Drive

Honda XR 190L 2018: Una moto peso pluma que domina la ciudad

Mauricio Carvallo1 marzo, 2018

Triumph Speed Triple R: La naked de las altas prestaciones

Mauricio Clunes22 septiembre, 2017

Hyosung GD 250N 2018: La entretenida Naked de baja cilindrada

Mauricio Clunes22 septiembre, 2017

BMW S1000R 2018: La potente naked de increíbles 160 caballos

Mauricio Clunes30 julio, 2017

Honda PCX 150 2018: La scooter premium de la baja cilindrada

Mauricio Clunes30 julio, 2017

Yamaha MT 09 A 2017: La tricilíndrica maestra del torque

Mauricio Clunes5 julio, 2017

Ducati Supersport S 2017: Reviviendo una clásica deportiva Italiana

Mauricio Clunes29 mayo, 2017

Yamaha Bolt XVS 950: La custom que rescata el diseño y el estilo

Mauricio Clunes29 mayo, 2017

Kawasaki Ninja 300 2017: La notable evolución del ágil mercenario

Mauricio Clunes1 mayo, 2017